Archivos para agosto, 2012

 

Bueno, he tardado un poco en decidirme a escribir esta crónica, fin de mi temporada 2011-2012. He estado reordenando mi cabeza y no quería escribirla hasta tener ganas de verdad.

Parece mentira ya que lo veía muy lejos, pero en muy poco tiempo he conseguido lo que más deseaba en cuanto a retos deportivos, y no es otro que conseguir los 7 puntos para poder inscribirme en el Ultra Trail del Mont Blanc de 2.013. Circunstancias de la vida, a pesar de tener los puntos y ganas necesarias, para el año que viene no voy a estar en condiciones para afrontar esa prueba, ya que si todo va bien seremos padres de nuevo para primeros de febrero, y para una prueba así es necesario disponer de mucho tiempo para poder prepararla con garantías sólo de terminarla disfrutando.

Pero no pasa nada, el Mont Blanc siempre estará ahí, y alguna vez llegaremos a esa gran cita. Lo verdaderamente importante de todo esto que hago es disfrutar del camino, disfrutar de la montaña, conocer carreras nuevas, compañeros de aventuras, disfrutar de momentos buenos y de aprender de momentos malos, ésa es la clave, y pienso disfrutar de cada momento… CARPE DIEM!!

El Trail de las 2 Caras del Aneto no estaba dentro de mis planes, pero mi buen amigo y entrenador Javi me convenció para hacerla juntos aprovechando nuestras vacaciones pirenaicas, y no pude negarme. Teníamos ambos muchas ganas de compartir una ruta montañera, y qué mejor sitio que el Valle de Benasque. Llevaba 1 mes prácticamente sin entrenar desde el Gran Trail Peñalara, y me la quería tomar en plan tranquilo y disfrutar a tope de la montaña.

La carrera comienza no muy temprano, a las 11 h. del sábado 28 de julio. Gran expectación en la plaza de Benasque, ubicada en un entorno inigualable.

 

 

Salida por las calles principales del pueblo dirección ascendente por el valle, con una gran expectación de público, espectacular, los vellos como escarpias!!

Pronto salimos del pueblo y comenzamos a rodar por una pista pegada a la carretera, bastante corrible aunque ya tiraba levemente parriba. En el km. 6 llegamos al primer control, la Senarta. Giro a la derecha para coger un GR e ir directo al Valle de Ballibierna en busca del collado que lleva el mismo nombre, a 2.732 mts. de altitud.

La 1ª parte de la subida se realiza por un bosque precioso, alrededor de 1 km. muy duro. Llegamos a una pista y transitamos por ella durante varios kms. con unas vistas del valle impresionantes. Llegamos al control del refugio de Coronas, km. 13, a casi 2.000 mts. de altitud. Vamos compartiendo charlas, anécdotas, etc. y el tiempo y los kms. pasan volando. Es un placer hacer esta carrera con Javi, lo estamos pasando genial. Ambos vamos bien de momento.

A partir de aquí desaparece la pista para comenzar a subir por un camino empedrado donde pronto desaparece el bosque para dar paso a pastos de alta montaña. Cuando me quiero dar cuenta, estamos llegando al Ibón de Ballibierna, espectacular, y ya se intuye al final el collado a donde tenemos que llegar…

 

 

La subida al collado se hace lenta, pero se disfruta muchísimo… auténtico camino montañero, cruzándote con los primeros corredores, qué máquina, cómo bajan por esos caminos… Por fin llego al collado y me paro a hacerme unas fotillos y esperar a mi compi Javi.

 

 

 

Una vez coronado el collado, bajada por el mismo sitio. Paramos en el ibón de Ballibierna para comer y beber tranquilamente, ya que al no haber avituallamientos en la carrera se para mucho menos de lo normal, y se hace necesario descansar.

Javi no va del todo bien, tras su maratón de Moscú de mayo y debido a una lesión no ha podido entrenar en los últimos meses, y ha hecho un carrerón hasta el collado. Decido seguir solo a partir de este punto, así que tiro por la pista corriendo, hasta llegar al control de Senarte nuevamente, km. 31.

A partir de este punto, encaramos nuevamente el Valle de Benasque, primero por pista bastante corrible hasta Baños de Benasque, km. 36, y a partir de aquí por senda, en parte técnica por la gran cantidad de piedras y en parte carril muy cómodo para correr.

Voy adelantando a mucha gente y me encuentro genial. Antes de llegar a Hospital de Benasque me cae una granizada espectacular, auténtico clima de alta montaña.

Llego al control de Hospital de Benasque, km. 40, y comienza la 2ª y última subida fuerte de la carrera, puerto de la Picada a 2.477 mts., frontera con Francia. Al principio vamos por un bosque y poco a poco la vegetación se transforma en pasto de alta montaña. Las vistas son espectaculares con el glaciar del Aneto a nuestra derecha… increíble.

 

 

Poco a poco, en una larga subida en la que no se ve el final, voy ganando altura. En la subida la cabeza me juega malas pasadas, normal en estas carreras tan largas, pero esos momentos sabes que pasarán y se llevan lo mejor que se puede.

Uno de los momentos que se me han grabado a fuego y que nunca olvidaré, es cuando me cruzo con una persona ciega con su guía, que bajaban del puerto y que participaban en el Maratón del Aneto. El guía me ve llegar y me anima, y les devuelvo el mensaje de ánimo. La persona ciega me dice ¡vamos máquina!, y me quedo abochornado. Sinceramente, no sé qué decirle, lo miro y me pregunto: ¿máquina? ¿yo? ¿pero tú te has dado cuenta de dónde estás?…  y le digo ¡tú si que eres un máquina, un auténtico crack! Los dejo y sigo subiendo mientras voy pensando en ese momento que me hace coger fuerza para afrontar lo que me queda. Se me saltan las lágrimas, no puedo contenerlas, es increíble, eso sí que tiene mérito, tanto él como su guía.

Se hace de noche, y me faltan unos 200 mts. de desnivel para llegar al final del puerto. Enciendo el frontal y a lo lejos veo que se desata un tormentón por las cumbres del valle… puf!!! Vamos que nos vamos… Me cae la mundial, menos mal que son sólo 5 o 10 minutos. Llego al puerto y el viento frío es bastante fuerte, pico y pabajo, no paro ni 10 segundos. Justo al comenzar a bajar se me acerca un compañero y me pregunta si voy solo y si puede venir conmigo, ya que su frontal no le funciona. Por supuesto, le digo que sí. Ferran, un catalán muy simpático se llama mi nuevo compañero de carrera y vamos a compartir los últimos kms. de la prueba.

Entre charla y charla comenzamos la larga bajada del puerto y llegamos a Hospital nuevamente. Ahí tenemos un ligero percance con el arroyo, ya que no se aprecia su cauce en algunos puntos y terminamos metiendo el pie en el agua, sobre todo yo, jeje. Parada en el control, 2 vasos de caldito calentito que sentó de muerte y cambio de calcetines.

Afrontamos lo que queda de carrera disfrutando, y justo antes de llegar a Baños alcanzamos al ciego con su guía, impresionante… no sólo por esta persona, sino también por la que lo guía cantándole todos los obstáculos del camino.

Vamos devorando kms. que se hacen agradables, ya los finales por una pista siempre en bajada, viendo las luces de Benasque a pocos kms. La satisfacción es plena y se disfruta a tope de la naturaleza y de la compañía de Ferran.

La llegada a meta, corriendo, por supuesto, jeje, terminando los 67 kms. de la prueba en 16 h. 27′, con mucho margen sobre el límite de 24 horas. El desnivel acumulado +/- ha sido de 7.740 mts. Carrera preciosa, con sus peros, pero espectacular por donde transita, y sensaciones magníficas para terminar con éxito esta temporada de ensueño.

 

 

Ha sido un placer conocer a Ferran y compartir con él todos estos kms. Conocer a personas como él es otro de los premios de esta carrera, y me llevo ese recuerdo para siempre. Gracias Ferran.

Y Gracias Aneto!!! Alguna vez volveré para hacer la Vuelta al Aneto, merecerá la pena.

Gracias a mi familia, siempre al pie del cañón con su apoyo. Gracias a Javi, por su paciencia, su sabiduría y su amistad. Y Gracias a todos los que me han apoyado.

Y bueno, ahora a descansar algunas semanas para afrontar nuevos retos con fuerzas renovadas. Ha sido una temporada espectacular, no puedo pedir más.

Hasta pronto!!!

Anuncios